Llave

La llave como una herramienta manual famosa y más utilizada especialmente en los talleres, se fabrica en varias formas y tamaños y se utilizan para agarrar, fijar, girar, apretar y aflojar piezas como tuberías, accesorios de tuberías, tuercas y tornillos.

Breve historia

La llave como otros tipos de las herramientas de mano, tiene una historia larga. Los historiadores han declarado la existencia de llave y aplicaciones que utilizaban estos instrumentos como abrazaderas de tuberías y armaduras, ya en el siglo XV. Sin duda la revolución industria ha tenido un gran impacto al desarrollo de las llaves como otros tipos de máquinas y herramientas.

La primera llave inglesa, el tipo de llave más famosa y más utilizada en el mundo, fue fabricada por Solymon Merrick en 1835.

Después de que Solymon inventara la llave inglesa, otros inventores siguieron la idea de Solymons e hicieron inventos similares, como: la llave de tubo y la llave de carraca.  La primera llave inglesa tenía un mango en forma de S y un ángulo recto. En los primeros tiempos, la llave se hacía de hierro forjado. Ahora las llaves están fabricadas de metal.

Usos y Características

Además de los usos principales de la llave que hemos mencionado anteriormente, Este instrumento se emplea mucho en las operaciones mecánicas.

La característica más destacada de este aparato es que cuanto mayor sea la apertura de la llave, más larga deberá ser para conseguir un brazo de palanca proporcional, lo cual puede proporcionar el esfuerzo necesario para el trabajo.

Las llaves que están disponibles normalmente en distintos tipos de juegos de llaves son posiblemente las herramientas manuales más utilizadas a lo largo de toda nuestra vida. Arreglar una avería en el coche, cambiar una tubería, armar un armario, reparaciones de nuestra bicicleta, son algunas de las tareas innumerables que estas importantes herramientas nos ayudarán a llevar cabo. Por lo tanto, conocer los distintos tipos de llaves es crucial para elegir la llave más adecuado para sus proyectos.

Tipos

Existen varios tipos de llaves, pero en general, los clasificamos en tres grupos grandes que son: Llaves fijas, llaves ajustables y llaves dinamométricas:

Llave fija

La característica más destacada de este tipo de las lleves es que su estructura se consiste en una sola pieza de acero, o alguna de sus aleaciones. son las más conocidas y la que tiene la mayor variedad de diseños.

Llave plana:

Las llaves planas o llaves de estrella tienen una estructura recta y fija que varían en función del tipo de boca. Este instrumento, también llamada llave española tiene dos bocas abiertas de forma “U”.

Llave combinada:

Variación de llave fija que posee una boca abierta de forma “U” y otra cerrada en cada uno de sus extremos. Son el tipo de llaves más comunes en una caja de herramientas ya que sus dos aperturas diferenciadas nos permiten solucionar una gran variedad de situaciones, desde trabajar con tuberías hasta aflojar tornillos inaccesibles.

Llave acodada:

Al contrario que las llaves planas, este tipo de llave fija posee una estructura oblicua que la convierte en la herramienta perfecta para alcanzar rincones con difícil acceso.

Llave de tubo:

Las llaves de tubo tienen forma hexagonal en sus puntas y son huecas. Están diseñadas para apretar o aflojar tornillos situados en profundidad o en ubicaciones de difícil acceso.

Llave de carraca o llaves de vaso:

La llave de carraca, también conocida como chicharra o llaves de vaso, consta de un brazo extensor llave carraca que incorpora un trinquete. El trinquete permite hacer fuerza en una sola dirección (apretar o aflojar), dejando libre en la otra dirección.

Llave Allen:

Las llaves Allen son macizas con forma hexagonal, diseñadas para apretar o aflojar un tornillo Allen hexagonal.

Se suelen vender en juegos de llaves Allen, debido a que existen diferentes tamaños de tornillos

Llave Torx:

El diseño es el mismo que para las llaves Allen, la diferencia está en la punta, que está diseñada para ajustarse en los tornillos con cabeza Torx. Una curiosidad es que las llaves Torx se pueden utilizar en tornillos con cabeza Allen, pero no al contrario.

Llave ajustable

Llave inglesa:

Es una de las herramientas manuales más populares del mundo. versátil, resistente, y segura, la llave inglesa es capaz de sustituir a todo un juego de llaves fijas. Esto lo permite una boca formada por una parte móvil y accionada por un tornillo sin fin que adapta la abertura de la herramienta a la mayoría de tuercas existentes. Además, la llave inglesa cuenta con la ventaja de operar con delicadeza, al contrario de otras herramientas manuales, como los alicates que dañan el material a desenroscar. Por ello es conveniente tener una llave inglesa siempre en nuestra caja de herramientas.

Llave Stillson o llave grifa:

después de la llave inglesa y de funcionamiento similar que cuenta con una parte fija y otra móvil unidas por una cremallera y un anillo de roscado. Estas llaves se diferencian de las inglesas en sus diferentes usos, ya que, debido a sus características como la amplitud de apertura de su boca y sus dientes en forma de tornillo de banco, las llaves Stillson, o también llamadas llaves de grifa, son unas herramientas perfectas para la fontanería, realizando grandes trabajos incluso con tuberías de grandes diámetros.

Llave sueca:

Es una llave ajustable diseñada para su uso en fontanería, aunque es útil en cualquier situación que sea necesaria apretar o aflojar tuercas y tornillos.

Las mordazas son estriadas y consta de dos mangos, uno de los cuales está equipado con una tuerca que regula la apertura y cierre de las mordazas móviles alrededor de la pieza que se quiere ajustar.

 

Llave dinamométrica 

cuentan con una característica única en el mundo de las llaves mecánicas: controlar el par de apriete

Las llaves dinamométricas son similares a las llaves de carraca y de vaso, con la diferencia de que disponen de un mecanismo para ajustar el par de apriete.

El mango contiene un regulador que indica el par de apriete que queremos dar a una tuerca, y cuando el tornillo alcanza el par prescrito, el mecanismo interno nos prohíbe seguir apretando.

Cuando se trabaja con mecanismos complejos que requieren un apriete preciso, las llaves dinamométricas son un instrumento imprescindible. Algunos tornillos pueden fallar si se aprietan demasiado o se aflojan demasiado.

Herramientas de RonixCategoría