Martillo

¿Qué es exactamente un martillo?

Un martillo es una herramienta manual sencilla conocido como un instrumento mecánico que puede utilizarse en casi cualquier hogar, taller y es un parte inseparable de todas las cajas de herramientas. La aparición de martillos se remonta a la Edad de Piedra, en aquel tiempo que se utilizaba una piedra sujeta a la madera o al hueso para realizar tareas que necesitan golpes e impactos. Con el paso de tiempo, los martillos modernos tienen una cabeza pesada transversal ponderada en la parte delantera que se unen a un largo mango.

Como todas las herramientas disponibles en el mercado, existen varios tipos de martillos para distintas aplicaciones. Aunque el uso principal de un martillo es dar un gran impacto a una pequeña parte de un objeto, también puede usarse para clavar clavos en la madera, dar forma al metal o aplastar rocas, por nombrar algunas aplicaciones populares.

La estructura de esta herramienta es muy sencilla, ya que consiste en dos partes principales: Cabeza y Mango. La cabeza de un martillo está situada transversalmente en la parte superior de la varilla del mango y suele ser de acero con tratamiento térmico o de un bloque de madera de alta resistencia. El mango, al contrario, normalmente está fabricado de madera o plástico, es más ligero y es importante que tenga un diseño ergonómico y antideslizante. Dependiendo de su objetivo y uso, el martillo puede ser diseñado en diversas formas, tamaños y estructuras. Además, las garras de algunas cabezas de martillo tienen una forma en V que se sirven para arrancar clavos de la madera.

 

Breve Historia

Los primeros martillos han aparecido de 8.000 años antes de Cristo, durante la Edad de Piedra. Estos martillos estaban formados por una pesada piedra unida a un mango de cuero. Después del descubrimiento del cobre en el año 4000 a.C., los egipcios comenzaron a fabricar las cabezas de estas herramientas en cobre. Más tarde, en el 3500 a.C., durante la Edad del Bronce, se fabricaron los martillos de este tipo de material nuevo. Y por fin, en la época romana apareció por primera vez el martillo tal y como lo conocemos hoy en día.

 

Usos

Como lo que es obvio, el martillo es una herramienta utilizada para golpear, clavar, desclavar, empujar, calzar partes, romper o deformar objetos que lo podemos encontrar en cualquier hogar, taller o lugaers de construcción. Este instrumento es tan esencial en los proyectos de construcción que hoy en día han inventado martillos mecánicos y industriales con una estructura grande y pesada para realizar los proyectos grandes de demolición.

Aunque está compuesto de una cabeza de acero y un mango de madera, es decir, tiene una forma simple, se encuentra en diversos modelos, diseños y materiales para satisfacer diferentes tipos de requisitos de los usuarios. En otra palabra, los martillos son a menudo diseñados para un propósito especial, por lo que sus diseños son muy variados.

 

Tipología

En continuación vamos a conocer los martillos más conocidos que tiene un uso más frecuente:

Martillo de carpintero tradicional: Este tipo de martillo como un tipo más famoso y de uso frecuente tiene por un lado una amplia cabeza de golpeo con forma cuadrada y por otro, una cuña destinada para trabajos más delicados como sacar los clavos. Normalmente tiene un diseño ligero y compacto, ya que está recomendado para la realización de trabajos que no necesitan mucha fuerza. 

Martillo de uña: Este tipo de martillo es lo más usado por lo carpinteros y encofradores en el campo de la construcción. Consiste en una cabeza de golpeo más pequeña y compacta que la del carpintero en un lado y por el otro lado, está equipado con uñas que tienen como fin hacer palanca y extraer todo tipo de elementos como: grapas, clavos, tornillos, etc.

Martillo de maquinista o universal: Este tipo se utiliza generalmente por los mecánicos en los talleres de mecánico o mecánica de automotriz. Está diseñado para oscilar mucho más lentamente, permitiendo que el peso del martillo realice el trabajo pesado.

Martillo de bola: consiste en un extremo plano que permite un golpeo seguro y firme y en el otro extremo una semiesfera. Se usa mucho en el campo del metal, especialmente en el de la herrería. Además, en los siguientes lo podemos encontrar en otros sectores como: forja, cerrajería, carpintería metálica y fontanería. 

Martillo de chapista: en ambos dos lados está equipado con dos caras de golpeo planas y muy amplias con el fin de dar mejor forma a la chapa al trabajarla.

Puntas de Seguridad

  • Antes de utilizar los martillos retire anillos, pulseras, reloj y etc.
  • Os recomendamos póngase los elementos de protección personal antes de manipular los martillos.
  • Revise el estado de los martillos y verifique que la cabeza no presente aristas o rebabas.
  • Antes de operar verifique que el mango del martillo se encuentre encabado y no esté flojo, rajado o suelto.
  • Revise que el mango de los martillos y su longitud sea proporcional al peso de la cabeza y que esté sin astillas.
  • Seleccione un martillo de tamaño y dureza adecuados para cada una de las superficies a golpear.
  • El martillo es una herramienta insustituible, es decir no se puede usar otra herramienta para clavar.
  • Jamás se debe usar un martillo que tenga el mango suelto.
  • Use un martillo de bola cuando golpee un cincel, cuña o broca de metal.
  • Al utilizar el martillo asegúrese de coger siempre el mango por el extremo, para ejercer mayor fuerza en los golpes y evitar daños a la muñeca del operario.
 
Herramientas de RonixCategoría