Compresor de Aire

Compresor de aire se considera una herramienta que almacena aire comprimido para su posterior uso. El aparato transforma el combustible o la energía eléctrica en energía potencial (aire a presión). Una entrada en el aparato permite la entrada del aire en un depósito de gran capacidad. Cuando el aire del depósito alcanza la capacidad máxima necesaria, el compresor de aire se apaga.

Un compresor de aire proporciona una intensa presión de aire para todas las herramientas neumáticas. Los compresores de aire se encuentran en una gran variedad de entornos para una variedad amplia de usos.

La velocidad a la que un compresor de aire puede suministrar un volumen de aire determinado se calcula en pies cúbicos por minuto (CFPM o CFM). Dado que la presión atmosférica desempeña un papel importante en la rapidez con la que el aire entra en el cilindro, los CFM varían en función de la presión atmosférica. También varía con la temperatura y la humedad del aire.

 

Breve historia

El primer uso de un compresor de aire se remonta a cuando el hombre encendía un fuego con un soplador hecho a mano. En 1726, “John Smithon” construyó los primeros cilindros con bomba de aire para utilizarlos en los hornos de acero. Tras la invención del primer torno, se fabricaron cilindros con una capacidad máxima de hasta 1 bar.

Una de las aplicaciones más importantes de las herramientas neumáticas en el aquel momento fue el uso de martillos neumáticos para perforar el túnel suizo de Mont-Senis.

 

Usos

El compresor de aire puede utilizarse para aplicaciones amplias. Pueden proporcionar aire para las herramientas y aplicaciones distintas como herramientas neumáticas o juguetes inflables para piscinas, así como electricidad para hacer funcionar máquinas. Los siguientes son algunos ejemplos de equipos que poder funcionar con la energía de un compresor de aire:

  • Taladros
  • Pistolas de clavos
  • Amoladoras
  • Pistolas pulverizadoras
  • Lijadoras
  • Grapadoras

Hoy en día los compresores de aire son más pequeños y ligeros que otras formas de energía centralizada, así que pueden ser utilizados no sólo en los proyectos industriales, sino también en los talleres o las casas. También son más duraderos, necesitan menos mantenimiento y son más fáciles de transportar que los equipos más antiguos.

De esta manera podemos mencionar que un compresor de aire convierte el aire normal en aire más denso y de alta presión para diferentes usos bajo tres clasificaciones: de consumo, profesional e industrial, de los cuales podemos mencionar:

  • Las construcciones
  • Las fabricaciones
  • Agriculturas
  • Motores
  • Calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC)
  • Pintura a pistola
  • Sector energético
  • Lavado a presión
  • Hinchado
  • Buceo

Y mucho más

 

Funcionamiento

El compresor de aire transforma la energía generada por un motor en aire comprimido a alta presión. La presión del compresor puede ajustarse para adaptarse a las herramientas o máquinas a las que está acoplado.

El motor proporciona energía mecánica, que hace funcionar una turbina de vacío. Es mencionable que este motor puede estar conectado a la red eléctrica o funcionar con combustible. El aire se almacena en un depósito y se mantiene a presión hasta que es liberado por esta turbina.

Para mayores cargas de trabajo, se puede añadir una correa de transmisión a los compresores de aire industriales para mejorar la potencia

 

Tipos de compresor de aire

Los compresores de aire se clasifican como de desplazamiento positivo o de desplazamiento dinámico según su función de los procesos internos. A continuación, se describen los cuatro tipos de compresor de aire más frecuentes:

Compresor de tornillo: Los compresores de tornillo, una forma típica de compresor de desplazamiento, son uno de los tipos más fáciles de mantener porque tienen un sistema de refrigeración interno y no requieren mucho mantenimiento. Suelen ser equipos enormes, de tamaño industrial, que pueden funcionar incluso sin lubricación de aceite.

Compresor alternativo: Los compresores alternativos son otro tipo típico de compresor de desplazamiento. Son los más habituales en obras pequeñas, como garajes y reformas de viviendas. Este tipo, a diferencia del tipo anterior, no está apto para las utilizaciones indefinidas. Esta herramienta tiene más componentes de trabajo en comparación del tipo anterior, todos los cuales se mantienen con aceite para un funcionamiento más suave.

Para producir presión en este tipo, un pistón dentro de un cilindro comprime y desplaza el aire.

Compresor axial: Los compresores de aire axiales suelen encontrarse en los motores de alta velocidad de barcos o aviones, más que en proyectos de construcción. Tienen un alto índice de eficiencia, pero son mucho más caros que otros tipos de compresores de aire.

Compresor centrífugo: Es un compresor dinámico que utiliza un impulsor giratorio para suministrar energía al aire. Debido a que el flujo de aire producido a través del aparato es continuo, esta máquina está diseñado para una mayor capacidad. Los compresores de aire centrífugos no llevan aceite, ya que los retenes del eje y los respiraderos atmosféricos separan el engranaje de funcionamiento lubricado con aceite del aire.

 

 

 

Herramientas de RonixCategoría